manifiesto

.

En esta época, donde el oscurantismo busca silenciar las voces de la tierra. Donde la muerte avanza en cada extremo de la rosa marchitando la esperanza en cada golpe. Donde el gran Dios del mercado subasta los sueños de los que duermen en las entrañas de los barrios.

Es urgente encontrarse desde cada punto de nuestra herida humanidad. Con nuestros  fuegos, con nuestros recuerdos, con las imágenes de nuestros antepasados y sus principios. Es necesario encontrarnos y abrazar esa palabra construida de existencias. Iluminar el cielo e inventar estrellas, subir a la luna y disparar verdades.

La voz entonces renacerá entre las ruinas. Sobre los escombros correrán las criaturas de palabras y levantaran la vida como bandera.

Encontrémonos entonces como siempre en los bordes de la historia, con nuestro fuego escrito en el tiempo.