KURDISTAN

HOMENAJE-LORCA-VARIOS

Homenajean a Federico García Lorca

Responsable: Hussein Habasch

HUSSEIN-HABASH

El poeta Hussein Habasch, voz de un herido Kurdistán, escribe en kurdo y en árabe una poesía sobria y áspera, sutil y dolida, como el hecho de “amar en tiempos de guerra”.
Vive su exilio en Alemania. Nació en 1970 y sus poemas han sido traducidos al inglés, alemán, francés, chino, uzbeko, albanés, persa, turco, rumano, ruso, y en 2017 el Festival Internacional de Poesía de Costa Rica publicó una muestra de su poesía al castellano

ACTIVIDADES

PARTICIPACIONES EN VIDEO

Traducciones

Federico García Lorca
“Busco al asesino de Lorca…”
Hamid Bedirxan

Las campanas de la iglesia resonaban,
de colores se derramaban las fiestas
de las plumas de las aves,
suave y ligera se esparcía la nieve,
y entre la blanca barba de nieve
una risa blanca se fue estrenando
como un dulce sueño.

Desde el manantial de las palabras Lorca sacaba su cabeza
y en el frágil horizonte escribía su poema afín a “las canciones gitanas”.
Tres veces reiteraba en los oídos del cielo:
“Si muero, dejad el balcón abierto”.

Sin embargo, todo
era un engaño frívolo,
un espejismo, una ilusión, un puro desmoronamiento.
Era la ruina. La quiebra…

No resonaban las campanas de la iglesia,
ni de colores se derramaban las fiestas de las plumas de las aves.
No era blanca la nieve, tampoco la risa.
No había nada, no era nada.

¡En una noche oscura, sin luna, sin luz, sin rayos!
Destrozaron el cuerpo de Lorca y violaron su santidad.

En aquella noche hacia atrás caminaba el mundo y al revés se reía,
¡El cementerio se empinaba la cabeza y se reía a carcajadas!
En aquella noche de luto estaban las almas de las palomas sobre toda España y sus hogares.
En aquella noche, la luna, las estrellas y los rayos lloraban por dicha obscena gesta.
En aquella noche, infinita era la maldición de la oscuridad.

Pero aún así
las ventanas de los poemas de Lorca siguen conquistando los corazones enamorados,
aquellos enamorados que se parecen al aire, el amanecer, la primavera y la lluvia…
aquellas canciones que aún emanan de los fervores más profundos de los corazones.

Traducción del Khédija Gadhoum

Compartilo